El Edge computing (la computación de borde o en la niebla) es una filosofía de red centrada en acercar la computación lo más posible a la fuente de datos para reducir la latencia y el uso del ancho de banda.

A finales de 2018, se estimaba que había unos 22.000 millones de dispositivos conectados a Internet de cosas (IoT) en uso en todo el mundo.

A medida que se dispara la sofisticación tanto del hardware como del software en la industria de la electrónica de consumo, una parte cada vez mayor de los dispositivos electrónicos producidos en todo el mundo se fabrican con conexión a Internet.

Los pronósticos sugieren que para 2030 alrededor de 50 mil millones de estos dispositivos de IoT estarán en uso en todo el mundo, creando una red masiva de dispositivos interconectados que abarcan desde teléfonos inteligentes hasta electrodomésticos de cocina.

Y todos ellos van a necesitar conectarse en alguna parte, todos ellos van a necesitar capacidad computacional, todos ellos van a generar datos que tienen que ir a alguna parte.

Edge Computing es necesario

Edge computing significa ejecutar menos procesos en la nube y mover esos procesos a lugares locales, como en la computadora de un usuario, un dispositivo de IoT o un servidor Edge.

Llevar la computación al “borde” de la red minimiza la cantidad de comunicación a larga distancia que tiene que ocurrir entre un cliente y un servidor.

En el caso de los dispositivos de Internet, el límite de la red es el lugar donde el dispositivo, o la red local que lo contiene, se comunica con Internet.

¿Un ejemplo de Edge computing?

Considere un edificio asegurado con docenas de cámaras de video IoT de alta definición. Estas son cámaras “tontas” que simplemente emiten una señal de vídeo en bruto y continuamente transmiten esa señal a un servidor de nube.

En el servidor en nube, la salida de vídeo de todas las cámaras se pone a través de una aplicación de detección de movimiento para asegurar que sólo los clips que presentan la actividad se guardan en la base de datos del servidor.

Esto significa que hay una tensión constante y significativa en la infraestructura de Internet del edificio, ya que el gran volumen de material de vídeo que se transfiere consume un ancho de banda considerable.

Además, hay una carga muy pesada en el servidor de la nube que tiene que procesar el material de vídeo de todas las cámaras simultáneamente..

Ahora imagine que el cálculo del sensor de movimiento se mueve al límite de la red.

¿Qué pasaría si cada cámara usará su propio ordenador interno para ejecutar la aplicación de detección de movimiento y luego enviará el material al servidor de nubes según sea necesario?

Esto daría lugar a una reducción significativa en el uso de ancho de banda, porque gran parte del material de la cámara nunca tendrá que viajar al servidor de nubes.

Además, el servidor de nubes ahora sólo sería responsable de almacenar el material importante, lo que significa que el servidor podría comunicarse con un mayor número de cámaras sin ser sobrecargado.

Así es como se ve la computación de borde.

¿Cuáles son los beneficios de la Edge Computing?

Edge Computing ayuda a minimizar el uso de ancho de banda y los recursos del servidor. El ancho de banda y los recursos de la nube son finitos y cuestan dinero.

Con cada hogar y oficina equipándose con cámaras inteligentes, impresoras, termostatos, e incluso tostadoras, todo esto va a generar gran cantidad de datos.

Otro beneficio significativo de mover los procesos al borde es reducir la latencia.

Cada vez que un dispositivo necesita comunicarse con un servidor distante en algún lugar, eso crea una demora.

Cuando los usuarios de todo tipo de aplicaciones web se encuentran con procesos que tienen que comunicarse con un servidor externo, se encontrarán con retrasos.

La duración de esas demoras variará en función del ancho de banda disponible y de la ubicación del servidor, pero esas demoras pueden evitarse por completo llevando más procesos al borde de la red.

Además, la computación en el borde puede proveer nueva funcionalidad que no estaba disponible anteriormente.

Por ejemplo, una empresa puede utilizar la computación de borde para procesar y analizar sus datos en el borde, lo que hace posible hacerlo en tiempo real.

Para recapitular, los beneficios clave de la computación de borde son:

  • Disminución de la latencia
  • Disminución del uso del ancho de banda y del costo asociado
  • Disminución de los recursos del servidor y del costo asociado
  • Funcionalidad añadida

¿Cuáles son los inconvenientes de la edge computing?

Una desventaja de la computación de borde es que puede aumentar los vectores de ataque.

Con la adición de más dispositivos “inteligentes” en la mezcla, como servidores de borde y dispositivos de IoT que tienen computadoras robustas incorporadas, hay nuevas oportunidades para que los actores maliciosos comprometan estos dispositivos.

Otro inconveniente de la computación de borde es que requiere más hardware local.

Mientras que una cámara de IoT necesita, por ejemplo, una computadora incorporada para enviar sus datos de vídeo en bruto a un servidor web, requeriría una computadora mucho más sofisticada con mayor poder de procesamiento para poder ejecutar sus propios algoritmos de detección de movimiento.

Pero la disminución de los costos del hardware está haciendo más barato construir dispositivos más inteligentes.

Una forma de mitigar completamente la necesidad de hardware adicional es aprovechar los servidores de borde. (Edge Server)

La industria 4.0 y el IoT en general van a necesitar: almacenamiento (aunque sea en streaming), capacidad de cálculo y sobre todo seguridad.

No va a ser tan difícil que alguien nos cuente en futuro que han podido violar un router entrando desde un frigorífico.

Michele Iurillo. Synergo

 

Michele Iurillo Vicepresidente 3 Dama España michele.iurillo@synergo.es