Criptomonedas, Tokenización, NFTs y Blockchain: ¿Plataformas 2.0 para la Gobernanza y Monetización de Datos?

Introducción

Una de las principales líneas de trabajo del grupo de Infonomics y en la que han surgido los debates más interesantes y acalorados durante este último año es la tangibilización y el diseño de recomendaciones que nos sirvan para dotar de “valor a los datos de una empresa”.

Evidentemente, esto se consigue a través de una unidad universal que pueda entender todo el mundo dentro de la compañía y que se perciba como concepto de “valor”, como es el €.

A día de hoy sigue siendo muy complicado conseguir que las empresas entiendan cuál es el valor real de este activo (datos), ya que actualmente no aparece en el balance de activos de la compañía con su correspondiente valor en euros.

A su vez, tampoco parece que las organizaciones sean capaces de entender cómo bajará o subirá el valor del mismo en función de la gestión, mantenimiento e inversión que hagan en él. Y es que los datos son activos digitales que no están vinculados a algo físico ni tangible por lo que son mucho más difíciles de “valorizar”.

Las empresas poseen activos tangibles como oficinas, edificios, naves, instalaciones, maquinaria, etc. para los cuales todo el mundo ya tiene interiorizado la existencia de un valor de mercado para el mismo y que son necesarias las inversiones para mantenerlo y tenerlo en perfectas condiciones para que no pierda su valor.

Por lo tanto, si los datos son uno de los activos más valiosos de la compañía también será necesario que se invierta en ellos para mantenerlos en perfectas condiciones.

Ahora lanzo una pregunta al aire. ¿Creéis que se pondría realmente más foco, interés y presupuesto en gestionar, mantener y gobernar los datos de la compañía si, en la siguiente reunión del equipo directivo, fuéramos capaces de poner encima de la mesa el siguiente reto?:

“El valor a fecha de hoy de los datos de la compañía es de 1,3M €, un 10% menos que hace un mes. Está en nuestras manos hacer algo al respecto para que este activo estratégico tenga más valor o dejar que el problema siga creciendo”.  

Criptomonedas, Tokenización, NFTs y Blockchain

Para la gran mayoría, Blockchain está asociado con criptomonedas, activos digitales, tokenización y finanzas descentralizadas (DeFi). Esto supone un cambio de paradigma en la forma de entender el valor, gestión y transferencia de activos en un mundo 100% digital.

Si analizamos la tecnología subyacente Blockchain, también llamada “Tecnología de Libro Mayor Distribuido”, nos damos cuenta de que dicho servicio garantiza que la responsabilidad de mantener la coherencia de los datos no recaiga solo en los propietarios de la base de datos.

A su vez, el Blockchain ayuda a que el Ciclo de Vida de los Datos, desde su inicio hasta el estado actual, sea validado por los participantes en cada paso, por lo que cualquier interrupción en el paso de consenso evitará que los datos avancen más en su viaje dentro y fuera de la propia organización.

Esto nos lleva a pensar que el Blockchain podría ser una herramienta perfecta para la Gobernanza de Datos, y más en un mundo cada día más descentralizado, en donde los datos fluyen entre diferentes organizaciones y sistemas externos a la propia compañía y se nos exige ser capaces de garantizar su Gobierno de Datos.

Pero, ¿cómo se puede garantizar que la BBDD de leads que ha comprado y/o conseguido nuestro Departamento de Marketing se ha conseguido de forma legal, ética y con el consentimiento expreso de cada uno de los contactos de la Base de Datos?

¿Cómo puedo asegurarme que cada uno de los contactos ha cedido sus datos con su consentimiento expreso para ese uso en concreto? ¿Dónde se encuentra ese contrato?

Y si viene de fuera de mi organización y ha pasado por varias empresas antes de llegar a mis manos, ¿tengo toda esa trazabilidad para tener la tranquilidad de que se ha conseguido de forma lícita?

Todos estos problemas pueden llegar a resolverse aplicando tecnología Blockchain.

De hecho, ya hay algunas iniciativas muy interesantes dentro del mundo de las criptomonedas y el Blockchain, en donde se están generando “Datatokens” (token o NFT asociado a datos o conjuntos de datos) que, siendo propietario de los mismos, puedes poner en circulación para vender, intercambiar, comprar, etc.

Estos tokens cotizan en un mercado de oferta y demanda de “activos digitales” dentro del mundo de las criptomonedas, el Blockchain y los NFT, así como cualquier otro activo “más tradicional”. Por lo tanto, con estos Datatokens podríamos tener un valor asociado al mismo, llegar a conocer su capitalización de mercado, así como su volumen de transacciones en las últimas 24h.

Sólo tienes que echarle un vistazo al ranking de empresas con mayor capitalización de mercado a nivel mundial, donde encontramos a día de hoy a compañías como BitCoin (TOP10) y Ethereum (TOP25) https://8marketcap.com/

Estas organizaciones tecnológicas disponen de una plataforma descentralizada cuyo único propósito es gobernar un libro digital compartido, en donde se registren todas las transacciones, contratos e intercambios de datos que se realizan entre los diferentes actores participantes, así como el valor de los mismos.

¿Por qué no usar esta tecnología para “tokenizar” los datos de nuestras compañías y así ser capaces de darle a cada uno de ellos un valor real?

Los datos tendrán más o menos valor en el mercado en función de su veracidad, calidad, la actualización de los mismos o su trazabilidad. Te suena familiar todo esto que te estoy contado ¿Te vienen a la mente “destellos” del framework de DAMA verdad?

Estos “Datatokens”, están representados a través de un acuerdo de intercambio de datos (Data Sharing Agreements) dentro del framework de trabajo DAMA DMBOK 2 y pueden considerarse un “pasaporte” de datos que garantiza la calidad e integridad del flujo tanto entre diferentes organizaciones como internamente facilitando el intercambio de datos y la gestión adecuada de su consumo.

La utilización de estos DSA, también conocidos en este mismo contexto como Smart Data Contracts (SDC) o contratos inteligentes de datos permiten entre otras funcionalidades:

  • Garantizar la unicidad de las operaciones y asegurar que la información compartida está debidamente cifrada o anonimizada, no ha sido modificada en su tránsito y llega al destinatario final.
  • Uso aceptable de los datos. Se indica para qué fines aceptamos el uso, tratamiento y explotación de los datos.
  • Cumplir con las normas y umbrales de calidad de los datos.
  • Facilitar la obtención y mercadeo de datos externos, así como reducir procesos duplicados, minimizar las capacidades de almacenamiento y optimizar rendimiento en los procesos.
  • Minimizar la tolerancia a fallos en los sistemas y mejorar los niveles de resiliencia y continuidad de los negocios ofrecidos.

Para ampliar información acerca de los Data Sharing Agreements (DSA) te recomiendo ver la publicación y el informe realizado por nuestros compañeros del grupo de trabajo de seguridad del dato, integración e interoperabilidad y ética en el uso de los datos a través del siguiente enlace:

https://www.damaspain.org/ambitos-de-investigacion-en-2021-del-grupo-de-trabajo-de-seguridad-del-dato-integracion-e-interoperabilidad-y-etica-en-el-uso-de-los-datos/

Si somos capaces de “tokenizar” todos nuestros datos, darles un valor inicial de comercio para salir a mercado (público o privado) y que sea el propio mercado realmente el que haga fluctuar el valor de nuestros activos, podremos llegar a ser capaces de conocer el valor de nuestros datos y saber cuál es la capitalización de mercado de nuestros activos digitales, así como activarlos en el balance de la compañía para facilitar su valor en euros al resto de departamentos.

Desde el grupo de Infonomics de DAMA ESPAÑA, esta es una de las líneas de trabajo queremos explorar más en profundidad durante los próximos meses. Te dejo a modo de ejemplo un gráfico sobre la tendencia de la cotización y capitalización de mercado de un token en los últimos 6 meses:

 

 

Autor: David Centeno. Grupo Infonomics de Dama España.